lunes, 8 de septiembre de 2008

LA JUDIA VERDE

La judía verde fue uno de los primeros alimentos que los europeos encontraron al llegar a América. Estas, fueron rápidamente aceptadas en nuestro país, pero en el resto de Europa no se comenzaron a comerciar como verdura fresca hasta finales del XIX.
Las podemos encontrar en el mercado durante prácticamente todo el año.
La popular judía verde se cultiva en casi todas las regiones de España. Como todas las verduras y frutas, lo ideal es consumirla durante la temporada en la que la tierra la ofrece. En el caso de las judías, aunque se pueden disfrutar durante todo el año, su estación natural es principios de verano.

COMPRA Y CONSERVACIÓN:
Algunos consejos pueden ser muy útiles a la hora de elegir y conservar las judías:
Las mejores y más frescas son las que no sobrepasan 15 cm de longitud.
Buen color, piel brillante sin manchas y firmeza y con las semillas grandes indican dureza
Si al quebrarlas aparece una gota de agua significa que son muy frescas.
Se pueden guardar durante 5 a 10 días en la parte inferior de la nevera, que es la zona menos fría.
Si se quieren conservar más tiempo frescas, un buen truco es lavarlas, pero sin dejarlas en remojo. Después, sin secarlas, hay que envolverlas en bolsas de plástico perforadas y meterlas en la nevera.
Antes de cocinarlas tendremos que quitar el filamento longitudinal que presentan algunas variedades
Si se quieren congelar, se deberán hervir sólo unos 3 minutos, y una vez secas se pueden congelar.
Para minimizar la pérdida de minerales conviene emplear poca agua para la cocción.
Une vez en la cocina, es recomendable guardarlas en el frigorífico.

COMPOSICIÓN NUTRICIONAL:
Además del agua, su principal componente son los hidratos de carbono.
El valor calórico de las judías verdes es muy escaso, siendo muy adecuadas en dietas de adelgazamiento, ya que no contienen grasas, colesterol, ni sodio, son bajas en calorías (35 por cada 100 g) y además son ricas en fibra.
Las judías verdes son muy digestivas y tienen un efecto diurético y depurativo. Son especialmente recomendables en la dieta diaria y se aconsejan para tratar múltiples dolencias.
Las judías verdes también son una buena fuente de betacaroteno,( antioxidante que protege a la piel, los ojos y las vías respiratorias).
Asimismo y gracias a su aporte de fibra ejerce una acción mecánica de limpieza sobre la pared intestinal aliviando el estreñimiento y favoreciendo la eliminación de sustancias.
Destacan sus contenidos en calcio, potasio y también en zinc, hierro y fósforo.
Rica en vitaminas B6, C, ácido fólico y minerales, se aconseja desde muy temprana edad por su fácil digestión.
Es hipoglucemiante (baja el azúcar en la sangre) tomando el caldo de cocción en ayunas, es por tanto un buen alimento para los diabéticos. Alivia los dolores reumáticos. Los anémicos se benefician de las judías verdes por la cantidad de hierro que poseen.
Existen diversas maneras de preparar las judías verdes de manera que resulten saludables. He aquí algunas de ellas:
Como acompañamiento de platos salados, patatas, arroces etc. creando platos originales, que se alejan de las típicas judías hervidas con patatas. En verano, también pueden añadirse frías a ensaladas.
Al vapor: esta es la mejor manera de consumirlas, pues quedan tiernas pero crujientes y conservan todos sus nutrientes.
Hervidas.
Salteadas.
Fritas.
A la parrilla.

4 comentarios:

Pedro dijo...

¡Magnífica e instructiva entrada! A mí me encantan, sobre todo las planas, Adi las prepara muy a menudo, sobre todo rehogadas o al vapor y en menestra, están deliciosas.
Un beso, amiga.

celdenit dijo...

Gracias Pedro por tu visita.
Tienes que probarlas en ensalada que están muy ricas también, ahora para el verano.
Hervidas con patatas agua y sal después escurridas y regadas con un poquito de aceite están deliciosas en invierno.

Besitos.

Inmaculada (Adi) dijo...

Oye, pues muy interesante la información sobre las judias... nunca es tarde para aprender cosas, verdad?
Casi siempre las preparo al vapor (es como más me gustan) y después las salteo con muchos ajitos y pimentón de La Vera y si le añades unas cuantas patatitas nuevas hervidas, ya ni te cuento.
Me parece que mañana ya se lo que pondré de primero.
Besos.

Irene dijo...

Muy buena información,me gustan cocinadas de todas formas.

BESINESS!